Señal en vivo

0:00
/

Culpable. Ese fue el dictamen de la justicia francesa contra el chileno Nicolás Zepeda, acusado de la muerte y desaparición de su ex novia Narumi Kurosaki en la ciudad de Besanzón, Francia, en diciembre 2016.

La decisión fue tomada por el tribunal compuesto por 9 jurados, 6 ciudadanos civiles y 3 abogados profesionales, quienes resolvieron anónimamente las 3 preguntas claves de la justicia francesa, denominada “La Motivación”, que buscaba establecer su autoría en el caso; si hubo premeditación y en el caso de no establecerse, si hubo o no concubinato.

En un juicio que comenzó el pasado 29 de marzo y se extendió por dos semanas, se escucharon los relatos de testigos, familiares de ambos, abogados e incluso del mismo Nicolás Zepeda, quien reiteradamente aseguró que no tendría relación con la desaparición y muerte de su ex pareja.

“No quise estar en el medio del dolor de la familia de Narumi. No quise estar en el medio del dolor de mi propia familia. No quise estar en el medio de mi propio dolor (…) Yo no soy la persona que me gustaría ser. Yo no soy un asesino. No soy el asesino de Narumi”, afirmó el acusado previo a la deliberación del jurado.

Si bien, la defensa de Zepeda apela a que no existe la certeza de la muerte de Narumi, el abogado de la víctima asegura que el deceso ocurrió el pasado 6 de diciembre, alrededor de las 3 de la madrugada, según la reconstrucción de escena, esto por los gritos que se escucharon al interior de la residencia universitaria, donde vivía la joven japonesa.

Recordemos que este lunes, se solicitó la condena de cadena perpetua en contra de Nicolás Zepeda, por parte de la fiscalía francesa y según la decisión del tribunal, deberá cumplir 28 años de cárcel que tendrán que ser efectivos en Francia.

Por “matar deliberadamente a su ex pareja con premeditación” fue solicitada cadena perpetua en contra de Nicolás Zepeda, por parte de la fiscalía francesa. El joven chileno es acusado de la muerte y desaparición de su exnovia Narumi Kurosaki, en la ciudad de Besanzón, Francia, en 2016.

Etienne Manteaux, fiscal a cargo del caso, comentó a la prensa francesa que Zepeda “cumplirá al menos 18 años de prisión si es condenado a cadena perpetua”. Recordar que este martes se dará a conocer la deliberación luego de dos semanas de juicio.

El corresponsal de CHV, Roberto Cox, habló con uno de los querellantes, quién aseguró que “una vez que este firme la condena, él puede pasarla en una cárcel en Chile, siempre y cuando la justicia chilena se comprometa a que Nicolás cumpla efectivamente su pena en una prisión del país”, detallar, sin embargo, que esto tiene que ser solicitado por la familia.

Reveló además que “el fiscal nos ha entregado luces sobre dónde pasaría sus días de cárcel en Francia” y agregó “es una cárcel donde van a parar violadores o asesinos, pero en casos muy parecidos, tal vez al de Narumi; que no son delincuentes, no son asesinos comunes y corrientes”.

Este miércoles la madre de Narumi Kurosaki, Taeko Akiyama, declaró por primera vez en el juicio contra el ex novio de la joven, Nicolás Zepeda, asegurando que “no puedo dejar a ese demonio en libertad”.

En su testimonio señaló que “hace 5 años que estoy síquicamente destruida y he desarrollado una desconfianza en el ser humano”. En la misma instancia, leyó un mensaje de Kurosaki meses antes de su desaparición, donde la joven le expresa que “No sé si todavía amo a Nico, pero Nico me ama demasiado, es por eso que no me atrevo a separarme de él. Me da pena”.

Siguiendo con la declaración, Akiyama aseguró que “en el mundo entero había una sola persona que podía acceder a la cuenta de Narumi desde el celular, ese es Nicolás Zepeda”, agregando que “desde el día que me di cuenta de que él era el culpable, desde ese día supe que nunca más vería a mi hija”.

En el interrogatorio, la mujer contó además sobre su viaje a Chile en busca de su hija en enero de 2017. Según señaló, se encontró con Zepeda en un sector del río Mapocho, lugar en el que el hombre se habría percatado de su presencia, pero, sin embargo, decidió fingir que no la había visto.

La declaración de la madre de Narumi se extendió por 3 horas, marcado por momento de fuerte emoción donde desplegó su ira, su llanto y hasta mostró una foto de su hija mayor. Al terminar los presentes la aplaudieron.

Sigue el juicio contra el chileno Nicolás Zepeda, acusado de matar a su ex novia, Narumi Kurosaki. En esta instancia, una testigo, Rachel Roberts-Hope, declaró que a eso de las “tres de la mañana del 5 de diciembre escuchó unos espantosos gritos de mujer” y describió que sintió “miedo”.

Durante esta misma jornada, Laurent, también residente del edificio en el que vivió la joven japonesa, comentó “eran gritos como alguien que intenta gritar, pero no puede hacerlo. Duraron dos minutos”.

En su declaración, Roberts también aseguró haber visto a un “extraño” en la cocina de la residencia, sujeto que fue visto por otros dos estudiantes. Por medio de fotos, la universitaria identificó al hombre como Nicolás Zepeda. “Cuando vi las fotos supe inmediatamente que era la misma persona que vi en mi edificio”.

Destacar que durante esta jornada el chileno volverá a ser interrogado.

Durante esta jornada se está llevando a cabo la cuarta jornada del juicio en contra del chileno Nicolás Zepeda, sindicado como el principal sospechoso de la desaparición y presunta muerte de su ex pareja, Narumi Kurosaki, en diciembre de 2016.

Hoy, uno de los investigadores de la policía, experto en cibercrimen, entregó su declaración en el que se mostraron nuevos antecedentes, los cuales exponen que se habrían utilizado las redes sociales y el correo electrónico de la joven japonesa, el 6 de diciembre y posterior.

Se mencionó que a eso de las 10 de la mañana de ese día, se realizó la compra de un ticket de tren desde Besanzón con destino a Lyon con la tarjeta de Narumi, que según los querellantes, no habría sido realizado por ella. Sin embargo, se demuestra que esta compra se hizo desde una dirección IP de un centro comercial en Dijon.

Recordar que Zepeda deja Besanzón, ciudad en la que se hospedaba Narumi, el 6 de diciembre, para devolver el auto arrendado en Dijon. Según la hipótesis que manejan los demandantes, este día fue en el que finalmente el chileno habría matado a la joven para luego hacer desaparecer el cuerpo.

En esta instancia, además, se dieron a conocer el listado de conexiones del teléfono de Nicolás, mostrando su itinerario en Francia, en el cual destaca el campus universitario donde estudiaba Narumi.

Un proyecto de