Señal en vivo

0:00
/

De acuerdo a Michael Gove, actual ministro de salud de Reino Unido el plan es que para febrero esperan haber podido vacunar a 13 millones de personas vacunadas contra el coronavirus. Una propuesta atractiva, sobre todo tras haberse declarado un confinamiento total para Inglaterra y Escocia a causa de la nueva cepa de Covid-19.

Se espera poder acelerar el nueve de vacunación gracias a la vacuna de Oxford/AstraZeneca dentro del programa de inmunización que tiene el Reino Unido. Entre las prioridades actuales se pueden ver los grupos más vulnerables y esperan poder empezar a levantar algunas restricciones a mediados de febrero.

Para este proceso de vacunación no solo se está haciendo uso de la vacuna de Oxford/AstraZeneca, también se utiliza la vacuna Pfizer/BioNTech con el fin de cubrir a la mayor cantidad de población en el menor tiempo posible.

En medio de los estudios por la nueva cepa hallada en el Reino Unido, autoridades británicas anunciaron haber identificado dos casos de otra nueva cepa de coronavirus procedente de Sudáfrica. Es "altamente preocupante porque es más contagiosa".

Según científicos y autoridades de salud de ese país, “esta cepa parece haber mutado más que la nueva variante que fue identificada en Reino Unido”. Y advirtieron que cualquier persona que haya estado en Sudáfrica o en "contacto estrecho" con alguien que estuvo allí estas dos últimas semanas tiene que ponerse "inmediatamente en cuarentena".

La cepa hallada en Reino Unido provocó el reconfinamiento de Londres y una parte del sureste de Inglaterra, así como la suspensión de las conexiones entre el Reino Unido y unos cincuenta países. Ahora, Gran Bretaña suspendió los vuelos desde y hacia Sudáfrica.

La nueva cepa del coronavirus, que circula en Reino Unido desde septiembre, no ha sido detectada en Chile. Así lo afirmó el Instituto de Salud Pública (ISP). "Es esperable la aparición de mutaciones. Un ejemplo cercano, es lo que se detectó en la región de Magallanes", aseguró el ISP.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado a la calma y aseguró que no hay ninguna evidencia de que esta nueva cepa cause una infección más grave o afecte a la eficacia de los test de diagnóstico y vacunas disponibles. El ministro de Ciencias, Andrés Couve, se refirió a este tema.

En tanto, la farmacéutica Pfizer-BioNTech tiene confianza en que su vacuna contra el coronavirus también será efectiva contra la nueva cepa, por lo que realizarán más estudios para confirmarlo, lo que posiblemente tomará unas dos semanas. También aseguró que "si hubiera que ajustar la vacuna para la nueva variante, la compañía podría hacerlo en unas seis semanas".

Un proyecto de