Señal en vivo

0:00
/

Como si el aumento en los contagios no fuera suficiente preocupación, ahora el Instituto de Salud Pública ha informado que llegó a Chile una nueva cepa de coronavirus: la variante B.1.526 o de Nueva York, y el primer caso confirmado se encontró en Antofagasta.

Esta nueva cepa es altamente contagiosa y causó una importante crisis sanitaria en Estados Unidos, tanto por su transmisión  como por su resistencia a las vacunas. “Puede reducir la capacidad de anticuerpos para neutralizar o inactivar el virus, y puede ayudar a evadir parcialmente las vacunas”, explicó la revista científica Live Science.

El ISP también dio un reporte de las variantes británicas y brasileñas. En el país se identificaron 64 casos, y de estos 37 son viajeros. Lo importante es que no necesariamente provenían de Reino Unido o Brasil, sino que de España, México, Italia, Alemania, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Francia, Jordania, Panamá y Venezuela.

El Centro Docente y de Investigación de la Universidad de Magallanes informó que el COVID-19 en la zona ha tenido nueve mutaciones y que se trataría del mismo virus pero con cepas nuevas, según señaló el seremi de Salud.

El tecnólogo médico e investigador de la Universidad mencionó que estas mutaciones habían sido las causales del aumento de contagios en la región donde en tres ocasiones se registraron más de 200 personas contagiadas con coronavirus, pese a que la población de Magallanes de solo 150 mil habitantes.

Estas mutaciones son similares a las registradas en el Reino Unido lo que ha derivado a la determinación de las autoridades a volver a restringir al máximo la movilidad de las personas para evitar una nueva ola aún más contagiosa para los jóvenes, pero es mejor letal.

Un proyecto de