Señal en vivo

0:00
/

Durante esta jornada, el Ministerio Público abrió una investigación contra el sacerdote Carlos Villagra, en Iquique, región de Tarapacá.

Recordar que ayer el Obispado de Iquique confirmó recibir una denuncia en el que se acusa al cura de abuso sexual contra un menor.

Si bien la Fiscalía indicó que no se han recibido una denuncia formal por parte de la víctima, decidieron iniciar la indagatoria sobre la base del comunicado emitido por la iglesia de Iquique.

Señalar que el Obispado anunció una investigación canónica contra el presbítero, quien además fue suspendido del ministerio sacerdotal mientras se extienda el proceso de investigación.

Una mujer que padece de esquizofrenia y que vive en la calle, fue violada en dos oportunidades la semana del 15 de agosto. Así lo denunció el jefe de Operación Social del hogar de Cristo de la comuna de Calama, Leonel Rodríguez.

“Durante las dos últimas semanas sufrió por lo menos dos abusos sexuales muy violentos, crueles e incluso a plena luz del día. La han despojado de su ropa, ha quedado semidesnuda en pleno centro de Calama, es un caso tremendo”, declaró Rodríguez.

Por ese tipo de antecedentes es que la Fiscalía de Antofagasta anunció el inciio de una investigación por los delitos de los que habría sido víctima esta mujer de 25 años. Lo más alarmante es que, según la información que manejan las autoridades, no sólo fue violada, sino que demás fue golpeada brutalmente.

“Se inició investigación por el delito de abuso sexual cometido contra una víctima mayor de edad y en situación de calle, para esos efectos, el fiscal Claudio Sobarzo, emitió una orden investigar a Carabineros, con la finalidad de ubicar a la víctima y constatar su situación” declaró Nelson Díaz vocero del Ministerio Público.

Erika Olivera y Ximena Osandón presentaron proyecto de ley en contra de los delitos sexuales para que todos estos sean imprescriptibles a pesar de la edad de las víctimas luego de las prescripciones aludidas en el caso de Martín Pradenas.

"Tenemos una deuda con nuestras mujeres víctimas de violación o abuso sexual, deuda que arrastramos por años y pese a los cambios realizados en la materia, aún existen enormes vacíos que no logran dar total protección" remarcó Olivera.

“Es de total justicia para todas aquellas madres, hijas, abuelas que merecen ser respetadas en su intimidad, en su esencia, porque lo que le ocurrió a Antonia y muchas otras mujeres no debe volver a suceder nunca más. Hoy somos muchas, estamos presentes y atentas” finalizó.