Señal en vivo

0:00
/

La Superintendencia de Medioambiente (SMA) presentó cargos en contra de Lácteos Paraguay, empresa ubicada en Osorno y propiedad de la familia Ariztía.

El motivo serían 11 infracciones en cuanto al mal manejo de residuos líquidos. Es por esto que, la compañía tendrá diez días para presentar la defensa del caso, o en su defecto, un programa de cumplimiento.

De no cumplir con ninguna de estas dos alternativas, la empresa Ariztía, arriesga una multa cercana a los 17 mil millones de pesos.

Las acusaciones que se le imputan, consideran un deficiente tratamiento de residuos industriales líquidos y la disposición de ellos a través de riego. Esto generó apozamientos y se han descargado por medio de una zanja en dirección al Estero Tufilco.

Desde la Superintendencia de Medioambiente, señalaron que las aguas residuales “corresponden básicamente a las aguas de lavado de las distintas unidades productivas y equipos involucrados en las distintas etapas del proceso de fabricación de queso”.

“El efluente es descargado en el Estero Remehue (también conocido como Estero Cuinco), donde deben cumplirse las concentraciones máximas permitidas para contaminantes según el D.S. 90 del año 2000”, consignan.

La firma Salmones Multiexport deberá cumplir una serie de medidas dictadas por la Superintendencia de Medio Ambiente por el uso de químicos en su proyecto “Piscicultura Chaparano Multiexport”,

Según los primeros antecedentes, esto es perjudicial para el medio ambiente y la salud de las personas de Cochamó, región de Los Lagos.

La jefa Regional de la SMA, Ivonne Mansilla, explicó que los productos no son neutralizados por el sistema de tratamiento de Residuos Líquidos Industriales.

Esto afectaría al cauce del río Chaparano y los cultivos hidrobiológicos en la zona. “Se constató en terreno incumplimientos a las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) que regulan la piscicultura".

"Se solicitaron tres medidas provisionales que buscan evitar algún riesgo al medioambiente de la zona, ya que según los antecedentes recabados, el vertimiento de compuestos químicos como la Formalina y el Lufenurón podría estar interviniendo tanto la calidad natural del cauce del Río Chaparano, así como de un estero aledaño a la pisicultura", puntualizó la Jefa Regional de la SMA en Los Lagos.

Destacar que la empresa de salmones deberá cumplir dichas medidas en un plazo de 15 días.